Acerca de la Vitamina B17

Todo Acerca de la Vitamina B17

Vitamina B17: Tras muchos años de estudios, el químico estadounidense Ernest Krebs, Jr. descubrió en 1950 una nueva vitamina que categorizó como B17 y que también es llamada laetril y amigdalina.

Un breve repaso sobre los frutos con semillas:

genesis1-29En la almendra de la semilla del albaricoque o damasco y en menor proporción en semillas de manzana, uva, duraznos, cítricos y en más de 1000 plantas; un verdadero arsenal anticancerígeno que las administraciones de salud no quieren aceptar, no obstante los millares de casos reportados y las investigaciones durante décadas de científicos y terapeutas. Ahora estar al tanto de toda esta historia y en adelante, ya sabrás qué hacer en caso que disminuyan las provisiones de nitrolosidas en tu organismo.
Se recomienda Ver el Documental “Un Mundo sin Cancer” publicado en este Blog.

La vitamina B17, laetril, amigdalina o nitrilosida, es hidrosoluble (se disuelve en agua), se compone de dos unidades de glucosa (azúcar), una unidad de benzaldehido y una de cianuro, estrechamente ligadas. Estas 2 últimas al estar ligadas dentro de la molécula de B-17, las hace totalmente inerte y sin efecto sobre los tejidos vivos. Al estar en presencia de tejidos sanos donde abunda la enzima rodanasa, esta neutraliza al cianuro y lo transforma en subproductos que resultan en nutrientes benéficos para el organismo; a la vez, oxida el benzaldehido y lo convierte en un compuesto no tóxico ‘ácido benzóico’. Sin embargo como cualquier vitamina, en sobre-dosis puede ser peligrosa. Esta vitamina se encuentra naturalmente en las semillas del damasco (albaricoque, chabacano), manzana, uva, sandías, ciertas nueces y, particularmente en las almendras.

Se considera aficaz tanto en la prevención como en el tratamiento del cáncer.

Sin embargo, el estudio sistematizado de la amigdalina no comenzó hasta la primera mitad del siglo pasado cuando el famoso químico Dr. Bohn descubrió en 1802 que durante el proceso de destilación del agua proveniente de almendras amargas se obtenía ácido hidrociánico.

La vitamina B17 es un agente quimioterapéutico completamente natural que se encuentra en más de 1.200 plantas, particularmente en las semillas de frutas comunes como el albaricoque, el durazno, las manzanas y las cerezas. Se trata de un diglucósido con una molécula de cianuro que es extremadamente bioaccesible. Esto significa que penetra en la membrana celular alcanzando fácilmente un alto nivel de concentración dentro de la célula.

Esta molécula de cianuro causó cierta controversia aunque, atendiendo a las afirmaciones de quienes la utilizan, es inofensiva.

Las células malignas cancerosas contienen altas concentraciones de la enzima glucosidasa, y es ésta precisamente la única forma en que es posible romper la ‘molécula compuesta = B17’ liberando el cianuro y el benzaldehido, que también puede actuar como veneno, es más, al estar el cianuro y el benzaldehido juntos estos actúan con sinergismo, y provocan una muerte química de estas células malignas con mayor eficacia que el cianuro solo.

Por otro lado las células normales sanas contienen la enzima rodanasa, que es la que neutraliza el cianuro que se pueda dispersar y tener contacto con células sanas, y lo hace convirtiendo el cianuro en el compuesto no toxico llamado en ingles ‘thiocyanate’. Y el oxígeno abundante en las células sanas (no en las de cáncer) oxida el benzaldehido y lo convierte en el compuesto no tóxico ‘ácido benzóico’.

El uso del laetril es legal en 24 estados americanos y en otros 17 países como México, Alemania, Gran Bretaña, Italia, Bélgica y Filipinas.

En el Memorial Sloane Kettering Cancer Center, en Nueva York, se hicieron los experimentos para comprobar la utilidad de la B17 y, de 5 experimentos, 4 resultaron positivos. El quinto, hecho precisamente buscando que no fuera efectivo, fue el único que se publicó y tomó en cuenta.

El semilla de damasco destruye a las células cancerosas.

Las preguntas y respuestas a continuación provienen del libro “World Without Cancer” (Un Mundo Libre del Cáncer, abreviado “WWC” en este escrito) por G. Edward Griffin; y no constituyen forma alguna de diagnóstico, ni de recomendación o sugerencia de tratamiento alguno. Se mencionan únicamente para información general.

La vitamina B-17 es hidrosoluble (se disuelve en agua) y no es tóxica. Es tan segura como la sal de mesa o el azúcar. Hay quienes sienten algo de náusea cuando comen muchas de una vez, de manera semejante a como sucedería si bebieran grandes cantidades de agua salada.
Y ¿por qué no recetan, los médicos, la vitamina B-17?

A los médicos se les enseña, desde sus primeros estudios, que el Laetril no es efectivo; y las reglamentaciones en vigencia no les permiten recetarlo. Además, las únicas referencias que se les proporciona son dos estudios falsos que no lo recomiendan.

Nada se les menciona de los múltiples resultados positivos que abundan en los informes de referencia. Si un médico, en los EE. UU.. receta el Laetril, o vitamina B-17, para tratamiento de cáncer se arriesga a que le impongan sanciones disciplinarias y se le revoque su licencia de práctica médica, y aún ser encarcelado.

Desdichadamente, después de los largos años de estudio necesarios para llegar a ser médicos, la mayoría de ellos se limitan a recetar los medicamentos permitidos legalmente, aunque no vean alivio del malestar. Quien se interese en investigar y descubrir la verdad de la situación, puede informarse sin problema alguno. El libro del Sr. Griffin, “World Without Cancer” es un buen comienzo, pues en este libro se relata la historia de la vitamina B-17 y es una buena guía en el estudio de la curación del cáncer.

Y entonces, ¿cómo funciona la B-17 para exterminar a las células cancerosas?

Solamente una sustancia hay que pueda soltar las ligaduras de la molécula de B-17, y liberar así al cianuro; y es la enzima beta-glucosamidasa, en contacto con agua. Afortunadamente esta enzima se encuentra concentrada en las células cancerosas, y en muy reducidas proporciones en el resto del organismo.

Cuando la vitamina B-17 llega a las células cancerosas y suelta su cargamento de cianuro, este veneno encuentra un poderoso aliado en el benzaldehido, que por su cuenta es otro veneno. Estas dos sustancias tóxicas, cuando juntas multiplican su potencia por un factor mínimo de cien (100).

Es un fenómeno bioquímico que se llama sinergismo. Además, las células cancerosas contienen aproximadamente cien (100) veces mayor concentración de beta-glucosamidasa que en el resto del cuerpo, lo cual resulta en un tratamiento de quimioterapia natural, muy eficiente y tan bien especializado que las células sanas del organismo no sufren ningún daño. El Laetril ocasiona la liberación de esos dos venenos que afectan únicamente a las células cancerosas. (Ref. WWC, p 103)

¿Se recomienda complementar el consumo de la vitamina B-17 con otros alimentos?

Sí. El Dr. John Richardson, de San Francisco, California recomienda: “Se deben consumir todo tipo de verduras comestibles. Preferentemente crudas, o con muy poca cocción. Se debe consumir pescado, lo más fresco posible, y apenas cocido. Cómase pollo sin pellejo, y olvídese de cualquier cosa que no esté incluida en esta lista.

Es importante beber cantidades adecuadas de agua, o jugos naturales, que pueden ser con gas. Tomen: vitamina C, 1500 a 5000 mg diarios; vitamina E, 1200 unidades internacionales; vitaminas múltiples y minerales. Evítese todo lo que sea tóxico, tabaco, alcohol, café, tranquilizantes, sedantes, analgésicos, etc. Se permiten algunos antibióticos.” (Ref. WTC, pp 137-138)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.