Ganoderma Lucidum

Ganoderma Lucidum

El ganoderma lucidum es un hongo basomiceto, que ocupa, desde hace casi dos mil años, un lugar preferente en la farmacopea china por las propiedades profilácticas y curativas atribuidas a él por la población, y porque fueron recogidas en la literatura desde los tiempos de la dinastía Ming (1368-1644). Gracias al Compendio de Material Médico editado por el renombrado médico de su tiempo Li Shi Zhen, que posteriormente fue traducido al japonés, inglés, francés, alemán ruso e incluso al latín, su conocimiento ha llegado a nuestros días. En este compendio, al igual que en otros posteriores, se aconsejaba este hongo para mantener la vitalidad del organismo y de ese modo promover la longevidad del individuo. También se le atribuían numerosos efectos beneficiosos tanto en el campo preventivo como curativo.

El ganoderma lucidum es un hongo basomiceto, que ocupa, desde hace casi dos mil años, un lugar preferente en la farmacopea china por las propiedades profilácticas y curativas atribuidas a él por la población, y porque fueron recogidas en la literatura desde los tiempos de la dinastía Ming (1368-1644). Gracias al Compendio de Material Médico editado por el renombrado médico de su tiempo Li Shi Zhen, que posteriormente fue traducido al japonés, inglés, francés, alemán ruso e incluso al latín, su conocimiento ha llegado a nuestros días. En este compendio, al igual que en otros posteriores, se aconsejaba este hongo para mantener la vitalidad del organismo y de ese modo promover la longevidad del individuo. También se le atribuían numerosos efectos beneficiosos tanto en el campo preventivo como curativo.

Se han aislado en el Ganoderma lucidum más de 100 distintos triterpenos oxigenados (como el ácido ganodérico, el lucidumol B, ganodermanondiol y el ácido alfa ganolucídico), betaglucanos, polisacáridos y poliglucopéptidos, ácidos grasos, adenosina, esteroles, alcaloides biológicos, aminoácidos polipeptídicos, derivados furánicos, superoxidodismutasa, vitaminas (B1, C, D, E) y minerales (germanio, magnesio, potasio, selenio).

Toda esta rica composición de elementos es la que explica la gran variedad de efectos saludables y curativos, que desde siempre se ha atribuido al Ganoderma lucidum [a partir de ahora ganoderma] y que, poco a poco, se va evidenciando de modo científico tal como se concibe en el pensamiento occidental. A simple vista podría considerarse como una panacea universal, pero nada más lejos de esto; el Ganoderma no sirve para todo, pero tiene por delante un largo camino científico para verificar el alcance de sus múltiples efectos. Debemos incidir en el hecho de que el ganoderma no es un solo producto ni una sola molécula, de ahí la posibilidad teórica de que tenga distintas acciones y que alguna de ellas conjuntamente se potencien. Los muy diversos efectos se deben a su múltiple composición y en consecuencia no se debe dudar sobre los auténticos efectos beneficiosos porque sean muchos y variados.
Un ejemplo nos puede ayudar a desterrar la duda que pueda despertar una sustancia por el simple hecho de que presente numerosas utilidades y considerables acciones saludables. ¿Qué podría pensarse, a simple vista, de un fármaco que estuviera indicado para formar parte de tratamientos tales como la isquemia coronaria; el ictus (alteraciones cerebro vasculares); infarto de miocardio; que se utilizara como antigripal; que resultara ser uno de los más potentes antiinflamatorios conocidos, que además fuera un antipirético de reconocida eficacia y un potente analgésico? ¿Qué podría pensarse, además, si este fármaco tuviera más de cien años de antigüedad?
Este fármaco existe y es una sola sustancia; el ácido acetilsalicílico, universalmente conocido con el nombre de Aspirina.

El ganoderma, tiene un potente poder antioxidante e inmunomodulador, que confiere muchas de las acciones que se le atribuyen. Pero su heterogénea composición le confiere muy diversos efectos y diferentes modos de actuación y algunos de sus componentes se potencian y tienen poder sinérgico. A su acción antioxidante e inmunomoduladora se debe que, desde antiguo, se tenga al ganoderma como un potente un refuerzo de las defensas orgánicas y como un estimulante de la longevidad.

El ganoderma se ha mostrado útil en el herpes simple, en el genital o en el de la inmunodeficiencia humana. Ha evidenciado poder analgésico y antiinflamatorio en la artritis reumatoide.

También ha resultado efectivo en enfermos con glomeruloesclerosis focal segmentaria. Y en nefrosis resistentes a los corticoides. Igualmente ocurre con pacientes con hipertrofia benigna de próstata.

Como antioxidante y estimulador de la inmunidad el Ganoderma lucidum atenúa, disminuye y protege de los efectos indeseables originados por la quimioterapia o la radioterapia.

Tiene un notable efecto antitumoral, en los cánceres de mama, pulmón, próstata, colon y también en el hepatoma, cáncer de vejiga y en neoplasias hematológicas como leucemias, linfomas o mielomas.

Se ha evidenciado efectos hipotensores lo que abre camino a investigaciones sobre la hipertensión arterial. Ejerce notables efecto en la diabetes al actuar sobre los diversos mecanismos que la desencadenan. Así mismo disminuye las tasas de colesterol y presenta además interesantes efectos sobre el sistema nervioso.

Es necesaria una última observación. Aunque todos los estudios se referirán a las acciones del Ganoderma lucidum, el modo de prepararlo, consumirlo o someterlo a estudio es diferente; así los resultados pueden partir de soluciones acuosas, o de otra naturaleza; del hongo completo; o de únicamente de extractos de sus micelios más o menos purificados; o a partir de sus esporas. Por lo que la composición y cantidad de los distintos elementos que lo integran no son homogéneas ni fácilmente comparables. Las esporas son las que más concentración poseen de todas las sustancias que constituyen el hongo, además son poseedoras de elementos que solo se encuentran en ellas, algunas de éstas poseen acción propia antitumoral diferente a las contenidas en otras partes del hongo. Las esporas tienen el inconveniente de poseer una doble corteza que dificulta mucho la absorción intestinal. Inconveniente que se obvia si se manipulan industrialmente en debidas condiciones y se obtiene un polvo que es el más rico en componentes, además de proporcionar un control más fácil de las dosis ingeridas. Pese a todas estas diferencias de elaboración y consumo del hongo completo o parte de él, la actividad del Ganoderma es inequívoca cualesquiera sea el procedimiento utilizado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.